By / 28th diciembre, 2016 / Our Blog / No Comments

Muros de contención, plataformas, canales de agua y recintos ceremoniales fueron descubiertos recientemente.

Los investigadores del Departamento de Cultura en Cusco (DDCC) encontraron nuevas evidencias arqueológicas cerca de uno de los caminos incas que conducen a las ruinas de Machu Picchu, en una colina llamada Taparayoq-Tunasmoqo, en el kilómetro 88 kilómetro de la línea ferroviaria de Cusco.

En la parte baja de la colina hay evidencia de recintos circulares y rectangulares, muros de contención, plataformas, canales de agua y tumbas que datan del período intermedio tardío e Inca.

En las partes medias y altas de la roca, el científico encontró pinturas rupestres asociadas con sitios funerarios.

Las pinturas tienen formas geométricas y antropomorfas, incluyendo: camélidos, aves, zorros, serpientes, sapos, así como cifras similares a las de maíz, círculos y líneas rectas, sobre todo en rojo.

“Mediante la combinación de varios elementos, podemos interpretar que estas representaciones icónicas muestran las ideologías andinas, su culto al agua, la fertilidad y la noción de colectivo del grupo”, explicó el arqueólogo Francisco Huarcaya, responsable de la red de caminos Incas y descubridor de estos hallazgos particulares.

New findings around Inca Trail

(Foto: El Comercio)

 


Leave a Comment